viernes, 21 de octubre de 2016

La higiene de las manos.

Hace tiempo me fijé en un artículo del periódico, hablaba de la experiencia que había realizado una madre con su hijo para demostrarle la gran cantidad de microorganismos que llevamos sobre nuestra piel. El resultado era realmente clarificador y espectacular, si quieres verlo pincha aquí.

En los módulos de Atención higiénica y de Apoyo domiciliario, hacemos mucho hincapié en la importancia del lavado de manos para cada procedimiento que realizamos, así como en la preparación y manipulación de los alimentos. Así que inspirados por la experiencia de esa mamá,  hemos realizado una prueba para comprobar si realmente nuestras manos tienen tantos microorganismos y si lavarnos las manos es realmente efectivo.

Para ello hemos tomado placas de cultivo microbiológico con un medio de crecimiento general (TSA). Con un rotulador permanente las hemos marcado por su cara inferior, dividiendo el área en dos mitades:

  • En la mitad izquierda hamos tomado una muestra por contacto del dedo índice de la mano derecha antes de lavarse las manos. 
  • En la mitad derecha hemos tomado la muestra del mismo dedo después de lavarse las manos. 
Para incubarlas, simplemente las hemos cerrado (por seguridad con celofán) y las hemos metido en un armario a temperatura ambiente durante 60 horas ( si hubiéramos incubado en estufa a 37 ºC, que es lo habitual para este tipo de pruebas, hubieran bastado 24-36 horas para ver el crecimiento).

El resultado lo tenéis ahí mismo, en las fotos:



En ambas fotos se ve claramente el crecimiento de microorganismos que estaban en la yema del dedo (mitad izquierda de la placa). En la primera placa incluso se ve como aún después de lavarse las manos, existen tres colonias de microorganismos que han conseguido sobrevivir (mitad izquierda de la placa). En la segunda el lavado de manos ha sido más exhaustivo y no ha crecido ninguna colonia.

Después de esto, no nos quedan muchas ganas de saltarnos el lavado de manos...¿y a vosotros?


NOTA: para eliminar las placas de forma segura deben sumergirse en una solución de lejía al 10% durante 30 minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias.
Tu comentario será publicado una vez revisado por el administrador del blog.